El avance de la frontera agropecuaria en forma desmedida y descontrolada; el monocultivo de especies modificadas genéticamente, como es el caso de la soja, y el mal uso del suelo (los suelos del chaco salteño son muy frágiles, que si no se los aprovecha de manera sustentable corren el riesgo de ir camino a la desertificación);  están dejando a su paso pasivos ambientales de altos costos de remediación (perdida de suelos, bosques, diversidad biológica y contaminación de grandes áreas) que seguramente no serán cubiertos por el ínfimo beneficio que deja esta actividad extractiva (a la Provincia vuelve solo el 10% del total de las ganancias).

El prolongado feriado largo que disfrutamos los argentinos, con celebración del dia del padre incluido, ha serenado los ánimos, especialmente los políticos. En otras palabras, a quienes escribimos nos han dejado sin grandes temas para tratar, ya que la inmovilidad en la materia ha sido casi absoluta.

La lengua es dinámica. Vive. Se manifiesta en cada interacción y al hacerlo, crea figuras nuevas, voces que aparecen que antes no estaban. No se usaban. Muchas veces la lengua adquiere, adopta, importa voces de otras lenguas. Así, “placar” viene del francés (placard) y “closet” del inglés y usamos ambos para referirnos a nuestro españolísimo ropero. Paradójicamente, con el tiempo, adquieren usos exclusivos.

¿Por qué ocultó Manuel Belgrano dos banderas en una capilla inhóspita de Bolivia? 

La 110ª Conferencia Internacional del Trabajo (OIT) se ha clausurado, el sábado pasado, con una “notable cosecha de logros”, según el director general de la OIT, Guy Ryder.

La cuestión de la doble tributación con destino a las arcas municipales sigue su curso como si fuera un pequeño tsunami y se ha cobrado su primera víctima en el gabinete municipal: la ex secretaria de Gobierno Frida Fonseca Lardies. Mientras todos en la Municipalidad le escapan a las precisiones en torno a este abandono, fue la propia ex funcionaria quien se encargó de puntualizar las diferencias con el todopoderoso Daniel Nallar y Agustina Gallo, del entorno íntimo de la mismísima intendente.

Semana a semana nos sacuden las noticias en Salta. A veces uno quiere abstraerse, cansado ya de malas ondas de algunos y “chupamedismo” de otros, optamos por no mirar ni el teléfono. Pero claro, aislarse de las noticias quiere decir quedarse encerrado en la casa, porque apenas uno sale a comprar el pan, el que atiende, que siempre charla con vos, te recibe con un: “¿viste lo de la nenita wichí en Embarcación?”. Luego vas a la carnicería y el carnicero te cuenta que no le llegó la carne porque el camión “se manco, como caballo de calesita” refiriéndose con picardía criolla al nuevo emprendimiento saencista.

Una de las causas más comunes de fricción entre empresas y trabajadores, que deriva en suspensiones y despidos, surge de las ausencias injustificadas al trabajo. En nota anterior citábamos a Fernández Madrid al diferenciar el abandono de trabajo de las inasistencias reiteradas, agregando que “la mera ausencia que expresa la conducta de un faltador, que reitera incumplimientos y a quien no es necesario intimarle el reintegro, pues la inasistencia sumada a los antecedentes anteriores configura la injuria que impide la prosecución de la relación laboral”.